Archivo de la categoría: Pensamientos

Más que un status un sentimiento.

Por William Dávila Bastidas

“Uno no sabe que es lo quiere ser en esta vida, hasta que tiene hijos… Entonces sabe que siempre quiso ser eso”. ¿Y por qué no? ¿Así resulta? Pues, cada uno tendrá su respuesta ante aquella frase que me dijo ALA aquella vez que acudí a su oficina y le comente sobre esto. El ser papá.

La gente dice que la experiencia o más bien lo llamaría vivencia que uno atraviesa al ser papá nace cuando escuchas el primer grito de tu hijo al nacer, al recibirlo en los brazos, al escuchar los últimos gritos de dolor de la madre en el alumbramiento o al ver tanta sangre cuando ingresas a una cesaría. La gente dice, yo difiero…

Padre

No oculto que lo primero que sentí fue miedo, curiosidad y hasta sentimientos encontrados. Todos los padres primerizos dicen que pasan por eso y claro que no fui la excepción. Pero desde aquella cena nocturna en mi casa de soltero la vida me cambio. Ya no tenía que velar y preocuparme solo por las deudas de las tarjetas, el crédito bancario, la tesis de la U, las coberturas del trabajo, el apoyar a mi familia… ahora tenia que ser Papá y guía de familia.

Las cosas han cambiado y al mismo tiempo no lo han hecho. Amo a mi esposa, vivo a diario con ella las aventuras de la vida, adoro mi profesión, me encanta el trabajo pero sabes que hay algo más. Ese algo que emociona y llena de alegrías cada vez que lo recuerdas.

Todos es distinto porque sabes que en cada acción de aquí en adelante se realizará con un fin, el buscar el beneficio de los tuyos y saber que es lo primordial. Me han dicho mis amigos que ya no compre videojuegos, que me ocupe de guardar para los pañales y demás. Entre risas y bromas se que es real y que poco a poco tendré que hacerlo. Pero lo haré con felicidad y gusto.

Hace varias semanas nos enteramos que será una nena, la primera prima de lado y lado. La chiquita de la familia tras el Dennis, Kevin, Hugo, Mateo, Joel, Joshua y David Ismael. Todos nos emocionamos, todos esperamos.

Vuelvo a la vivencia… Ver los ecos, escuchar su corazón con ultrasonido, ver los vídeos en 3D, sentir sus pataditas en la panza de la mamá, saber que nos escucha, saber que se emociona cuando nos escucha, saber que crece y crece permite ser papá desde ya. Ya soy papá y me encanta serlo. Las etapas en la vida vendrán, por ahora no me estreso con saber como superar cada una de ellas. Por ahora disfrutar de esto, de los meses, de la belleza “ultra elevada” de tu esposa y de las buenas noches que habrá que contarlas día a día.

Nada más… Solo quería compartir mi alegría.

RECUPERAR LA INOCENCIA

No solo para limpiar el alma, sino para disfrutar la libertad sin temores…

"la frescura de mi alma que no volveré a sentir..."

Cuántas cosas he dejado de vivir por querer deshacerme de mi inocencia, la que según yo no me dejaba ver con claridad las intenciones de los demás, la que a mi parecer no me permitía disfrutar los “placeres” de la vida y tomar riesgos de una persona adulta… en qué estúpido momento me olvidé que los mejores momentos de mi vida los tuve cuando era una niña y estaba llena de esa inocencia.

No entendía que al perderla, esa frescura de mi alma no la sentiría jamás, que el espacio vacío que ella dejaba lo iban a llenar los temores, las dudas y la desconfianza y que nunca, nunca más volvería a ser igual… hoy solo pido un instante de esa sana inocencia o de un toque de locura, al final de cuentas es la única sensación en mi piel que podría compararse, al menos un poco a la simplicidad que nunca recuperaré, porque al perderla caí en la enmarañada madurez, dejé de ver al mundo con la misma alegría y sencillez que solía y todo se tornó exageradamente complicado.

Ya no hay palabras simples, pensamientos sencillos ni relaciones desinteresadas, ya no veo almas transparentes ni amor que no se torne  en un abismo, todo absolutamente todo requiere fórmulas para sobrevivir en un mundo donde todos perdimos la inocencia.

Ahora ella, “inocencia”,  es una niña pequeña en mi interior que lucha por no morir del todo y que talvez renazca el día que el alma mía …

Etiquetado ,