Archivo de la categoría: Vida diaria

Más que un status un sentimiento.

Por William Dávila Bastidas

“Uno no sabe que es lo quiere ser en esta vida, hasta que tiene hijos… Entonces sabe que siempre quiso ser eso”. ¿Y por qué no? ¿Así resulta? Pues, cada uno tendrá su respuesta ante aquella frase que me dijo ALA aquella vez que acudí a su oficina y le comente sobre esto. El ser papá.

La gente dice que la experiencia o más bien lo llamaría vivencia que uno atraviesa al ser papá nace cuando escuchas el primer grito de tu hijo al nacer, al recibirlo en los brazos, al escuchar los últimos gritos de dolor de la madre en el alumbramiento o al ver tanta sangre cuando ingresas a una cesaría. La gente dice, yo difiero…

Padre

No oculto que lo primero que sentí fue miedo, curiosidad y hasta sentimientos encontrados. Todos los padres primerizos dicen que pasan por eso y claro que no fui la excepción. Pero desde aquella cena nocturna en mi casa de soltero la vida me cambio. Ya no tenía que velar y preocuparme solo por las deudas de las tarjetas, el crédito bancario, la tesis de la U, las coberturas del trabajo, el apoyar a mi familia… ahora tenia que ser Papá y guía de familia.

Las cosas han cambiado y al mismo tiempo no lo han hecho. Amo a mi esposa, vivo a diario con ella las aventuras de la vida, adoro mi profesión, me encanta el trabajo pero sabes que hay algo más. Ese algo que emociona y llena de alegrías cada vez que lo recuerdas.

Todos es distinto porque sabes que en cada acción de aquí en adelante se realizará con un fin, el buscar el beneficio de los tuyos y saber que es lo primordial. Me han dicho mis amigos que ya no compre videojuegos, que me ocupe de guardar para los pañales y demás. Entre risas y bromas se que es real y que poco a poco tendré que hacerlo. Pero lo haré con felicidad y gusto.

Hace varias semanas nos enteramos que será una nena, la primera prima de lado y lado. La chiquita de la familia tras el Dennis, Kevin, Hugo, Mateo, Joel, Joshua y David Ismael. Todos nos emocionamos, todos esperamos.

Vuelvo a la vivencia… Ver los ecos, escuchar su corazón con ultrasonido, ver los vídeos en 3D, sentir sus pataditas en la panza de la mamá, saber que nos escucha, saber que se emociona cuando nos escucha, saber que crece y crece permite ser papá desde ya. Ya soy papá y me encanta serlo. Las etapas en la vida vendrán, por ahora no me estreso con saber como superar cada una de ellas. Por ahora disfrutar de esto, de los meses, de la belleza “ultra elevada” de tu esposa y de las buenas noches que habrá que contarlas día a día.

Nada más… Solo quería compartir mi alegría.

EL EXQUISITO RETO DE SER MUJER

Cuando una mujer se acepta a través del reconocimiento de si misma como elemento indispensable en la Naturaleza y todas sus variantes, deja de buscar aceptación en un mundo-persona-actividad q aún intenta entenderla y sin embargo no lo conseguirá, la mujer está destinada a ser un indescifrable y exquisito MISTERIO….

El “problema” de las mujeres desde el inicio de los tiempos (y en torno a ella de los demás habitantes de este planeta) es que nosotras mismas intentamos darle explicación a todo lo que vivimos, todo lo que sentimos y todo lo que creemos, nos sentimos obligadas a justificar cuanto suceda en nuestras vidas: que si la familia, que si los hijos, que si el trabajo, que si nos movemos, que si no lo hacemos… en fin, para nosotras todo debe ir acompañado de una razón, y la única razón para todo eso es que todavía y quién sabe hasta cuándo nos atamos a un prototipo que alguien inventó y que no nos permite actuar como nuestra verdadera esencia de mujer libre y salvaje quiere hacerlo. Una mujer que aprendió a aceptarse como parte de una Naturaleza extensa, vivificante y llena de energías de otros entes, actúa como lo hacen los seres vivos que habitan libres por el planeta, con los instintos despiertos, con los sentidos desarrollados, con sus cuerpos fortalecidos por el disfrute de la tierra, y sin miedo!! Son libres y actúan de esa manera, no fingiendo ser libres. Defienden con ferocidad a los suyos y su entorno. Se entregan al descanso como el verdadero placer que es. Aman a los demás de su especie (sus prójimos), son generosos con ellos y se protegen entre sí. Ser salvaje es eso: vivir en libertad.

Y a la mujer le falta aprender a vivir en libertad, a no sentirse presionada a actuar y sentir como el mundo, el de afuera o el de su imaginario, quiere que lo haga, a sentirse dueña de sus decisiones y  no reprimirse por lo que pueda pensar, desear o hacer. A dejarse llevar por esa guía interna que toda mujer posee y que jamás se equivoca, solo se posterga o se esconde, pero nunca miente. A confiar en si misma y darse valor. A dejar de creer que su existencia es un problema y por ello buscar desesperadamente la aceptación de los demás.

Definitivamente ser mujer no es un problema, es un reto, un enorme y exquisito reto, desde el acto de levantarte todos los días ignorando si la buena actitud de tus hormonas te acompañará ese día, pasando por hacerle frente a los millones de circunstancias que te rodean, hasta el enfrentarte a ti misma y lo que deseas de ti cuando te miras al espejo y sabes que aún quieres ir más allá pero antes debes contestar las preguntas que hay en tu interior. Es un reto que requiere de valentía, de esfuerzo y de orgullo para desempeñar el rol de la mujer que escogiste y que te apasiona y no perder en el camino tu esencia. Porque al final de cuentas ser mujer es una bendición.

Etiquetado ,

POR UN DÍA

Cuánto deseo tantas cosas por lo menos por un día!!

Desearía por un día dormir sin tantas arañas en la cabeza y levantarme sin el susto de que el tiempo pasa rápido y no espera.

Desearía por un día caminar por las calles sin temor y sin tener que actuar como una presa o un cazador sigiloso para no ser descubierto ni atacado.

"enfocando.es"

Desearía que al caminar por esa calle, ningún sujeto con las hormonas alteradas me profiera uno de sus “descriptivas”  galanterías. Poder vestirme como me gusta, sin que me califiquen de tentadora. Peinarme o no, de cualquier forma es mi cabello. Cantar o hablar conmigo mismo de lo que me interesa, sin ser catalogada como loca, bueno, y que es más peligroso? Un loco feliz de serlo y que no molesta a nadie o uno que se hace el loco según le conviene?

Desearía por un día que el dinero valga NADA, que lo que das y recibes sea por un gran sentido de convivencia, desprendimiento y solidaridad.

Desearía por un día decirles a los jefes que no nos interesa cuanto nos multen si no hay motivación.

Desearía por un día que los niños y ancianos en las calles o en los países “tercermundistas” tengan las comodidades que tienen los que ganan sueldos por ser hijos, aún teniendo hasta nietos y cargando sobre sí un apellido lucrativo.

Desearía por un día que se supriman los noticieros, no escuchar sobre la terrible situación política y de seguridad en la que vive mi país y el mundo, de hecho desearía por un día, que no haya un solo asesinato, atraco, asalto, agresión, grito u ofensa hacia las personas y las libertades. Que se respeten las individualidades.

Desearía que por un día no importe tu forma de pensar, el color de tu piel o la idea que tengas de la religión, la política y el fútbol. Que tu forma de vida sea eso, TU forma de vida: inalienable y digna de respeto.

Desearía por un día que los autodenominados líderes de los países, que no son más que representantes de los pueblos en el poder, por un solo día, dejen de hablar tanto, se callen la boca y trabajen como todos los ciudadanos que aspiramos vivir con decencia lo hacemos, sin ufanarnos y esforzándonos al máximo por nuestros objetivos.

Desearía que por un día el orgullo y la desidia desaparezcan, si quieres reír ríes, si quieres llorar lloras, si quieres gritar gritas, si quieres decirle a quien amas que lo amas lo dices sin temor que haga añicos tu corazón. Si quieres vivir como quieres lo haces!!

Desearía por un día que al decirte alguien: hola, cómo estás? Te lo pregunte de verdad, no como un saludo frío y a  veces obligado, y que tu respondas: mal o bien y que ese alguien te escuche.

Desearía por un día que todos agradezcamos de verdad, con hechos y acciones a Dios o a nuestra idea de Ser Supremo por todo lo que tenemos y dejemos de quejarnos por lo que creemos que nos falta…

Desearía por un día mucho amor del bueno entre la gente: los padres y los hijos, los hermanos, los amigos, los enemigos, los que piensan diferente, ese amor que te permite tolerar lo intolerable y mirar más allá de lo superficial.

Sólo es un deseo…. Vivan como piensan pero ante todo piensen como quieren vivir.

Etiquetado ,